Me consternó mucho la noticia de su fallecimiento, una sensación de impotencia inundo mi alma, pero más bronca me dio el no haber tenido la suerte de conocer antes al Gran Luis.

Navego este lago junto a mi padre desde que era un niño, en ese entonces a bordo del Allegro.

 En el año 2008 retomamos las regatas, que no se hacían más desde la época de los alemanes, y es ahí cuando lo conozco a Luis. Por aquel entonces el navegaba en el Tukan, las regatas eran muy peleadas, siempre disputábamos la punta entre Luis con el Tukan, Nico Boretti con el Flash y nosotros con el Allegrito un micro volker. Compartimos con este gran Capitán muchas charlas, terceros tiempos, asados y es ahí cuando descubrí que no era solo un navegante, era un verdadero señor, quien se hizo cargo de la presidencia del club durante varios periodos defendiéndolo con uñas y dientes, con toda la energía y compromiso que lo caracterizaba, en esta dura pierna que le toco navegar, demostró ser un excelente timonel con mal tiempo.

A fines del verano pasado me entero por intermedio de Horacio que Luis quería vender su barco, el llego justo de sus vacaciones en Brasil y charlamos por teléfono un par de veces y quedamos de acuerdo que el fin de semana siguiente efectuaríamos la seña por la compra del Tukan.

Conociendo el aprecio que Luis tenía por su barco, charlamos con mi padre que en vez de pagarle una seña le pagaríamos la mitad del valor del barco, porque teníamos miedo que se arrepintiera de venderlo.

Llego el tan ansiado sábado , nos juntamos con Luis para ver el barco y concretar la seña, salimos a navegar, yo estaba deslumbrado por el Tukan, retornamos a la amarra , concretamos la operación ,le pago la mitad del valor del barco en dólares, Luis me pregunto si los había contado, le dije que si, entonces agarro los dólares y los guardo en una agenda de cuero, firmamos un “boletito entre nosotros”, no quiso sacar nada del barco lo dejo tal como estaba y cuando yo ya me estaba por bajar Luis me dice, toma!! …me da la llave del velero y me dice ya podes usar el barco!!. Ese momento no me lo voy a olvidar nunca en mi vida.

Quince días después nos juntamos nuevamente para terminar la compra y pagarle el 50% restante ,Luis estaba parado contra la puerta del quincho mirando hacia el Tukan , ese día me acompañaba José ( mi padre), nos ve llegar Luis y nos dice …“No saben   lo arrepentido que estoy, se los vendo porque soy un tipo de palabra, no saben el barco que compraron”, con sus ojos un poco llenos de lagrimas, nuevamente agarro los dólares y los guardo en su agenda sin contarlos.

Mi relación con Luis se profundizo y la admiración por el también, el era una persona que hacia fáciles cosas que para otros son imposibles. Por ejemplo su anécdota de llevar un velero a Brasil cada verano, para navegar con su familia en el mar… le pregunte… Como hace Luis para pasarlo por la aduana?...el respondió : es fácil haces los papeles del auto y pasas , nadie te mira ni te pide nada. El era un tipo práctico , que siempre iba para el frente.

Días siguientes a enterarse de su enfermedad, Luis llamo por teléfono a mi padre para darle la triste noticia y le dijo que quería dejar listos los papeles del Tukan y que tenía un escribano amigo para poder firmarlos en la clínica, nuevamente demostró ser una persona de bien y que se preocupaba mucho por los demás.

Estas anécdotas decidí contarlas y las rescato porque cada vez son menos las personas con valores tan íntegros.

 

Ing.Pablo Taglioretti.

 

 

 

300
300
Joomla Templates by Joomla51.com